Hacia el autoconsumo

Autoconsumo, balance neto, tiene diferentes nombres, pero todos se refieren a una misma actuación. La producción de energía eléctrica desde fotovoltaica para abastecer la propia demanda. O parte de ella.

Desarrollamos aquí unas notas sobre la actual normativa.

Desde Europa la reglamentación o las directrices son siempre fomentar las energías renovables dentro del mix energético que componen nuestras redes. La decisión de incrementar las fuentes de energía renovable tiene principalmente un coste económico, por esa razón, la reglamentación de unos años hasta ahora se ha hecho teniendo en cuenta la necesidad de compensar dicho encarecimiento haciendo la tecnología rentable por medio de primas y retribuciones especiales, que como bien sabemos son motivo de controversia.

La Directiva 2001/77/CE de 27 de septiembre es parada obligatoria, en ella se trata desde Europa la necesidad de fomentar la energía eléctrica de origen renovable. En España se transpone parcialmente por el RD 661/2007 de 25 de mayo, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica en régimen especial, el cual a su vez deroga el RD 436/2004 de 12 de marzo, para la actualización jurídica y económica de la producción en régimen especial.

Actualmente la citada directiva ha sido derogada por la 2009/28/CE de 23 de abril, relativa al fomento del uso de la energía procedente de fuentes renovables, que también deroga la directiva 2003/30/CE de 8 de mayo, por la que se trataba de fomentar los combustibles de origen renovable en el transporte, es decir, se está tratando de unificar la política energética.

El citado RD 661/2007 hace referencia únicamente a las instalaciones de producción eléctrica que pueden acogerse al régimen especial. Clasifica las tecnologías y detalla las retribuciones y primas especiales a percibir por dichos productores en régimen especial.

Estas medidas retributivas derivaron en un rápido crecimiento en el sector de la energía fotovoltaica, lo que motivó la necesidad de modificar las retribuciones y primas por medio del RD 1578/2008 de 26 de septiembre, motivados también por la modificación de las formas de instalación, a saber, la integración arquitectónica de la fotovoltaica. También ponía cota al crecimiento anual de la potencia instalada, como medida de contención al desmesurado crecimiento, tratando de favorecer estas nuevas formas de instalación.

En lo que actualmente llaman coyuntura económica, el sistema de retribuciones y primas al régimen de producción especial se muestra especialmente complicado de soportar. Se publica el RDL 6/2009 para poner cota y límite al déficit tarifario en 2013, no obstante, la variación de las perspectivas económicas generan una duda lo suficientemente grande como para tomar medidas bastante más restrictivas. Motivado por esto se ha elaborado  recientemente el RDL 1/2012 de 27 de enero, por el que se suspende tanto los procedimientos de asignación como los incentivos para las nuevas instalaciones tanto de cogeneración como de renovables y residuos. Bloqueando “temporalmente” el sistemas de retribuciones al régimen especial, no obstante se abren las puertas a otros sistemas de medición y de instalación, adelantando: balance neto.

La derogación de las directivas 2001/77/CE y 2003/30/CE por la 2009/28/CE supone  un cambio en los objetivos de la Europa comunitaria. Esta directiva se transpone en parte por el RD 1699/2011 de 18 de noviembre por la que se regula la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia, este Real Decreto es una sustitución del RD 1663/2000 de 29 de septiembre que únicamente regulaba la conexión de instalaciones fotovoltaicas, incluyendo ahora tanto la cogeneración como la revalorización de los consumos en un mismo decreto.

Debido a que el RD 1699/2011 es anterior al RDL 1/2012, todavía se mantiene el concepto de retribución por producción en régimen especial. En la exposición de motivos se describe de la necesidad de desarrollar procedimientos administrativos resumidos y simplificados para la conexión de instalaciones de pequeña potencia; tanto instalaciones de renovables, biomasa o revalorización de residuos de menos de 100kW, como instalaciones de cogeneración o biomasa de hasta 1000kW. Modificando respecto al anterior RD la posibilidad de conexionar en un mismos punto en el que se realiza un suministro, así como en una instalación interior de usuario. Comienza a entreverse el concepto de autoconsumo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s